Archivo de etiquetas| venta online

Novias bajitas: ¿que elijo?

Muchas mujeres no están conformes con su cuerpo -y no debería ser así-. Los pequeños defectos que en nuestra cabeza se multiplican siempre se pueden suavizar e incluso eliminar por completo eligiendo una vestimenta que nos favorezca.0f25a025a2a3b69a78aa723b87b500f2

En el caso de las novias este problema trae de cabeza a muchas mujeres por ser “el gran día”, es decir, un día en el que tenemos que parecer más altas que nunca, más esbeltas que nunca, más guapas... y si elegimos todos los complementos y vestimentas adecuados es posible que incluso lo consigamos.

Las mujeres altas no suelen tener problemas a la hora de vestirse de novia pero las de estatura más bien pequeña pasan
en muchas ocasiones por un mal rato que les hace sentir más pequeñas todavía: vestidos excesivamente largos y pesados pueden con la mujer, la novia y la autoestima de cualquiera.

 

Por eso, antes de acudir a a nuestra primera visita a una tienda de novias tenemos que saber lo que buscamos y dejarnos aconsejar aunque eso suponga en contra de nuestra primera idea (las personas que nos atienden suelen saber bastante bien qué nos favorece sólo con vernos pasar por la puerta)

Para que la prueba no se te haga demasiado pesada intenta ir en horarios en los que haya menos afluencia de gente -así eliminarás el agobio de pensar que te pueda ver alguien antes de la boda- y procura ir maquillada y peinada según lo harás el día de la boda (es decir, si llevarás un recogido hazte un moño casero sencillo pero no te dejes el pelo suelto para probarte y nunca vayas con la cara lavada por completo). Además, intenta elegir un día en el que tu estado de ánimo sea positivo: será un día de decisiones, opiniones de tus acompañantes -más o menos agradables- y un poco agotador así que evita elegir días estresantes o con cansancio acumulado.

No te olvides unos zapatos de tacón para probarte puesto que los que te dejen en tienda seguro que son más bajos que los que utilizarás ese día.

Una vez que hemos entrado por la puerta tenemos que abrir nuestra mente a todo lo que nos ofrezcan; normalmente si tu estatura es baja no elijas vestidos para probarte con demasiado volumen en la parte de abajo pues te harán parecer más pequeña todavía. Las faldas rectas, vaporosas, cortes griegos y sirena serán los que, en principio, mejor te harán sentir:

Vestido de encaje con cuello alto de novia. 700€

Vestido de encaje con cuello alto de novia. 700€

 

 

Los cortes imperio salen debajo del pecho con faldas muy vaporosas y modelos bastante “caídos” con poca decoración en sus faldas, por lo que, esto dará la sensación de más tela en la parte baja del vestido y por tanto más altura desde nuestro pecho hasta el suelo.

Los vestidos tipo sirena son rechazados en muchos casos por las bajitas porque creen que no favorecen: nada más lejos de la realidad, el corte debe ajustarse a la altura de las rodillas aproximadamente y en el caso de las mujeres de poca estatura simplemente habrá que retocar el bajo y quizá entallarlo un poco para acentuar el diseño pero por norma general no tenderás problemas con estos vestidos.

– Los vestidos rectos nos asegurarán una caída perfecta sin sacarnos demasiada cadera -como los cortes sirena y griegos- y favoreciendo el pecho que suele ir entallado.

 

 

No elijas modelos que tengan demasiada cola o pregunta si pueden cortarla en el modelo que más te guste: la cola es favorecedora pero en tu caso puede parecer “mayor que tú” en las mentes más perversas de los invitados e intenta elegir vestidos que tengan tirantes o se le puedan incorporar, cuello alto, o escote tipo V para que tanto el vestido como tú misma tengáis unos centímetros más para lucir.

12278

Tocado mariposa con plumas Floritur 12278. De venta en Énfasis Gala

Evita el velo en la medida de lo posible, aunque si es tu ilusión lleva uno que sea corto y

doble que además son tendencia! acompañado de un peinado que te aporte un extra de volumen en la cabeza para ganar visualmente unos centímetros de altura. Si finalmente no llevas velo, elige un tocado con algo de altura como pueden ser las plumas y rejillas.

 

Por último los ramos también pueden ayudarte a parecer más estilizada: elije uno en forma de cascada, con forma alargada en lugar de un bouquet y te verás favorecida.

 

 

 

Protocolo para vestir en bodas

Habitualmente nos encontramos con gente en las tiendas de moda de fiesta y novia con personas sigilosamente agarradas al “protocolo” en las bodas y otros eventos de gala, eso sí, en los momentos en que nos interesa (¿quíen no ha visto a la hermana de la novia con la falda “remangá” y descalza bailando “Paquito el Chocolatero”?)

Normalmente se dice que a las bodas de mañana se va de corto y a las de noche, de largo. Sin embargo, quienes más están obligados a cumplir el protocolo son los pertenecientes a las familias reales, por ejemplo. Siguiendo este ejemplo, ¿qué ocurriría si una Princesa acudiera vestida de largo a la boda de un Príncipe heredero en una boda de mañana? 130280163104_extras_albumes_0   Voilá. Ahí la tenemos. Ella es Rania de Jordania en la boda del Príncipe Felipe y Letizia Ortiz. Un boda que se celebró aproximadamente a las 11.15 de la mañana, vistiendo un precioso conjunto de dos piezas aclamado por los expertos en moda como uno de los mejores looks para asistir a bodas, pero, ¿no rompe el protocolo?

Hoy vamos a hacer un repaso de cómo vestir según expertos en protocolo:

NORMAS PARA VESTIR EN BODAS Y OTROS EVENTOS – PROTOCOLO

El saber vestir distingue definitivamente a la persona elegante; la elegancia es sobria y este es el primer aspecto a tener en cuenta: hay que ir elegante sin llamar la atención; la elegancia también es pulcra, hay que ir bien aseado -afeitado, peinado, dientes y uñas limpias…-  y no dejarnos llevar sólo por lo superficial, que es el traje que llevamos.

La ropa tiene que ir limpia, bien planchada y con zapatos y complementos relucientes, pero sabiendo adecuarnos a la situación (tan malo es ir a una gala con vaqueros como al campo con chaqueta y corbata).

El protocolo nos recuerda también que debemos ser pudorosos: evitar ropa señalada para disimular tripa, faldas que tapen varices y que no se nos señale ni se muestra la ropa interior ni nuestros atributos más personales -por muy orgullosos que estemos de ellos-

Debemos ser fieles a nuestra personalidad y sólo con buen gusto y sentido común se aprende a vestir bien; no obstante hay máximas evidentes como “el chándal es sólo para hacer deporte, los calcetines blancos son para calzado deportivo, no debemos asomar las llaves por el bolsillo ni remarcar demasiado el contenidos de los mismos”  y otras menos evidentes o conocidas como “los hombres sólo deben llevar la alianza en su mano”, “evitar bolsos deportivos con ropa elegante”, “no utilizar gafas de sol en días de invierno o nublado”, “la calvicie es mejor que un mal peluquín” ó  “el perfume debe ser de agrado general, sutil pero duradero”.

El hombre debe tener presente ala hora de vestir que:

– el chaqué sólo se utiliza en eventos de etiqueta.

– con traje azul marino, zapato negro (de cordones o mocasín) y calcetín fino azul marino o negro.

– con traje gris, zapato marrón o burdeos y calcetín a tono.

– con traje beige o verde-caqui: zapatos y calcetín burdeos.

La camisa de doble puño es más elegante que la sencilla, utilizando el segundo ojal con un gemelo discreto, y por supuesto, sin bolsillos. El color de la camisa debe combinar con el traje pero en tonos más claros.

la corbata puede ser algo más atrevida pero debe combinar con el traje y la camisa. Debe llegar hasta el cinturón y no se debe utilizar el pisa corbatas -que están pasados de moda.

La mujer debe tener presente a la hora de vestir que:

– hay que vestir acorde a la edad, la hora del día, la época del año y el tipo de celebración o evento.

– En las bodas de mañana se viste de corto, en las de tarde-noche, de largo excepto:

1. La madrina: puede vestir de largo en cualquier ocasión, y a menos que suponga una falta en otros aspectos de protocolo es una elección más acertada pues aporta un plus de elegancia.

2. Familia directa de los novios: madre de la novia y hermanos y/o primos -dependiendo siempre del grado de relación con la familia:Ésta es una tendencia más actual que aún no ha terminado de implantarse pero que cobra poco a poco más presencia en bodas; El privilegio estricto que el protocolo otorga a la madrina para poder vestir de largo en cualquier ocasión se está dejando extender a hermanas -especialmente- de los contrayentes y a la madre de la novia, quienes a través de su vestuario trasmiten su papel en la ceremonia.

Los colores a utilizar en el vestuario pueden ser cualesquiera exceptuando el blanco y el negro. Son recomendables los luminosos en verano y los discretos en invierno pero no obligatorios. En caso de vestir monocromático se recomienda romper la uniformidad con prendas y complementos de otros colores.

Los complementos: mejor pocos y de calidad: bolsos, carteras, cinturones, collares, pendientes, tocados… todos están permitidos pero no a la vez, la prudencia a la hora de elegir determinará la elegancia.

– En cuanto a los tocados es importante elegir el que más se adecue a la personalidad de quién lo lleva; la madrina debe lucirlo siempre y en bodas de mañana es recomendable para todas las invitadas;

1. cuanto más sofisticado sea el vestido, más sencillo debe ser el tocado

2. Las pamelas sólo se pueden llevar por el día.

3. Con pamelas puedes llevar pendientes y colgantes siempre y cuando acompañen a un vestido escotado; en caso contrario debemos eliminar alguno de los elementos; En cuanto a los tocados se aplica la misma regla aunque menos estricta, el conjunto final no debe ser demasiado recargado por lo que todos los elementos tienen que tener un tamaño medio o pequeño preferiblemente.
0 mejores vestidos de la boda real6a014e6089cbd5970c0168eb96a22a970c

Cuatro ejemplos de buen vestir para las grandes ocasiones que podéis tomar de referencia son Victoria Beckham, Pippa Middleton y su hermana Kate Middleton, y la Princesa Letizia, todas ellas mujeres que prácticamente consiguen el éxito en todos los eventos en los que participan.